Jerarca canario justifica irregularidad

La planta industrial de König en construcción en Paso Hondo.

El director de la Intendencia de Canelones Sergio Ashfield dió una versión confusa para justificar haber autorizado al grupo multinacional König la instalación de una industria química en plena zona rural.

Víctor L. Bacchetta (en Sudestada, 6/6/2018)

El Director General de Planificación de la Intendencia de Canelones, Sergio Ashfield, brindó su versión sobre las irregularidades denunciadas por Sudestada en la recategorización del suelo de un predio aislado del Paso Hondo por medio de la cual se permitió al grupo König iniciar la construcción de una fábrica de productos veterinarios en una zona rural.

Las sospechas sobre este proceso se basan en que no existe ninguna razón técnica para justificar que la planta de König se sitúe en ese lugar, más allá del negocio para la empresa de haber pagado 100 mil dólares por un predio que en áreas industriales cuesta tres millones de dólares. Además del corredor industrial y logístico sobre la Ruta 101, Canelones posee cinco parques industriales y tecnológicos.

El inicio de las obras en 2017 incrementó la movilización de vecinos que consideran el proyecto como una transgresión de las directrices departamentales de ordenamiento territorial y de los procedimientos establecidos en la Ley de Ordenamiento Territorial para este tipo de decisiones. En el mes de setiembre, los vecinos presentaron una nota a la Junta de Canelones solicitando la suspensión de la construcción.

Director Sergio Ashfield (Hoy Canelones).

Dentro de este proceso, Ashfield apareció avalando una nota de König Uruguay S.A. dirigida a la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León, en abril de 2016, donde solicitaba autorización para hacer uso industrial “en forma transitoria” de un predio que todavía tenía la categoría de suelo rural, lo cual hacía incompatible la instalación de ese emprendimiento en el lugar.

Los descargos del Director incurren en una serie de confusiones en fechas y hechos, atribuciones y decisiones de la Intendencia que hacen más oscuras las decisiones que llevaron al actual conflicto. Sudestada solicitó una entrevista a Ashfield para aclarar estos aspectos, pero se negó a otorgarla en un plazo razonable. He aquí una comparación de sus explicaciones con los hechos y documentos existentes.

Gestiones y decisiones informales

En una entrevista realizada por el diario Hoy Canelones, Ashfield señala que “La empresa König inicia sus trámites de instalación en Canelones en 2006. Obtiene en esa época una viabilidad para instalarse en el padrón propuesto”.

Es probable que alguien de la Intendencia de Canelones le haya manifestado a la empresa que era factible su proyecto, pero la viabilidad de localización se resuelve en la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), y no es una atribución de la Intendencia.

El 21 de setiembre de 2006, Diego Altamirano Piñeyrúa, en representación de la empresa, solicitó la Viabilidad Ambiental de Localización (VAL) a la Dinama. La autoridad ambiental rechazó la solicitud de König por tratarse de una actividad industrial incompatible con la condición de suelo rural que tenía el predio en ese entonces. (Expediente de la Dinama N° 05522/2006).

En agosto de 2011, König ingresó en la Intendencia de Canelones una solicitud de viabilidad de implantación para laboratorio de elaboración y comercialización de productos veterinarios. Poco más tarde, la información llegó al Paso Hondo.

“En 2012, un vecino me comentó que ese predio lo habían comprado unos argentinos para poner un laboratorio de productos químicos”, dijo a Sudestada Mercedes Villar, una vecina de la zona.

“Con semejante noticia, me fui con los números de padrón y el plano a la Oficina de Arquitectura de la Ciudad de la Costa, el 28 de marzo de ese año. Me entrevisté con el Director de Arquitectura, Guillermo González, le pregunté si había algún proyecto en ese lugar. Hizo la consulta ahí mismo, en la Secretaría de Ordenamiento Territorial, y me dijo que no tenían ningún proyecto en trámite. De paso, confirmé con González mi impresión de que eso era sumamente irregular, me dijo que era imposible que se pudiera instalar una industria en plena zona rural”, aseguró Villar.

Confusión de asuntos y atribuciones

En la nota de Hoy Canelones, Ashfield asegura que “se retomaron las actuaciones en el año 2011. Allí la empresa retoma los trámites de instalación y, a partir del 2012, se ingresa un formato formal de instalación de viabilidad. La viabilidad se termina de aprobar en 2014, cuando se realiza, con anuencia de la Junta Departamental de Canelones, el cambio de suelo natural de la zona.”

König no inició en 2012 un trámite “formal de instalación de viabilidad”. Lo que la empresa solicitó a la Intendencia de Canelones, el 29 de noviembre de ese año, fue el pasaje de suelo rural a suburbano del Padrón N°53717. Ashfield confunde la viabilidad de localización, que corresponde a la Dinama, con la recategorización del suelo, que son dos trámites diferentes. Pero ni el cambio de categoría del suelo del predio, ni la viabilidad de instalación de la planta fueron aprobados en 2014.

König volvió a solicitar la VAL a la Dinama en 2014 y ésta la rechazó por las mismas razones de la vez anterior (Expediente de la Dinama N° 02795/2014). Por otra parte, la anuencia de la Junta Departamental no es suficiente para determinar un cambio de la categoría del suelo. La prueba es que esta decisión solo se formalizó en junio de 2016 con la aprobación del Plan Parcial Nicolich y Ruta 101.

De König a la ministra De León.

El director municipal aseguró también que “hubo autorizaciones parciales en los procesos intermedios, entre el pasaje del suelo, de rural a suburbano”. Pero, en realidad, las normas vigentes no permiten una autorización parcial de actividades de este tipo. No se puede autorizar el funcionamiento “transitorio” de una industria en suelo rural, como propuso König a la ministra de Medio Ambiente con el aval de Ashfield.

El director municipal también destaca que “los primeros trámites que se inician en 2006 son previos a la Ley de Ordenamiento Territorial (de 2008), y todos los procesos posteriores se dieron en el marco de esa ley”.

El jerarca vuelve a confundir dos procedimientos que son diferentes, aunque estén relacionados. En el año 2006, König solicitó a la Dinama la Viabilidad Ambiental de Localización (VAL) de su planta industrial, pero este trámite no es regido por la Ley de Ordenamiento Territorial (Ley 18308), sino por el Reglamento de las Evaluaciones de Impacto Ambiental aprobado en 2005 (Decreto del Poder Ejecutivo 349/005).

La relación existente entre esos trámites es que la VAL para un proyecto industrial solo puede autorizarse sobre un predio de categoría suburbano. Lo primero que precisaba König era el cambio de la categoría del suelo de su predio rural y esto, como está documentado, lo inició recién en 2012. Como la recategorización del suelo no estuvo resuelta hasta 2016, la Dinama volvió a rechazar la VAL en 2014.

Para el trámite de recategorización del suelo iniciado en 2012 ya estaba vigente la Ley de Ordenamiento Territorial. Es por esa razón que los vecinos de Paso Hondo objetan que no se siguieron los procedimientos previstos en esta ley para tal decisión. El temor de los pobladores, además, es que la autorización de König de lugar a nuevas afectaciones de la zona, como está ocurriendo con el vertedero de la empresa Bitafal.

Pasar una audiencia pública por otra

Sobre la instalación de este emprendimiento de la multinacional, Ashfield asegura que “tuvimos una audiencia pública sobre el plan (de Ruta 101 y 102) en octubre de 2015, donde los vecinos no hicieron un planteo sobre el punto específico (de la instalación de la empresa)”.

El jerarca sostiene que la audiencia pública por el Plan Parcial Nicolich y Ruta 101 suplió la requerida por la recategorización del suelo de König, pero testigos de esa reunión no tienen la misma valoración. “En ningún momento se mencionó la aparición de una industria de ese tamaño en un padrón rural”, le comentó a Villar una vecina de Paso Hondo que concurrió a la audiencia del 16 de octubre de 2015 y recuerda que se dijo que iban a proteger la zona de los bañados y el arroyo Toledo.

Un técnico conocido que estuvo en esa audiencia pública me dijo que se habló en términos generales, sin mostrar un plano, explicando que había una zona suburbana de uso logístico bien delimitada y que el resto iba a seguir siendo zona rural”, señaló Villar

Vertedero de Bitafal frente al predio de König.

“Según esta versión, el arquitecto Salvador Schelotto – coordinador de la Consultora APT que intervino en el diseño del Plan -, afirmó que las cosas iban a quedar mejor ordenadas que hasta entonces y en ningún momento se mencionó la llegada de una industria, ni el cambio de categoría de suelo en un padrón rural. Al contrario, se dijo que se iba a proteger la zona rural y la zona de bañados”, afirmó Villar.

En la Pieza 12, página 54, del Plan Parcial Nicolich y Ruta 101 que forma el Plan Estratégico de Ordenamiento Territorial de la Microregión de la Costa, la zona del Paso Hondo es definida como Rural de Usos Múltiples (Pieza 12, pág. 54) y se propone Potenciar las actividades asociadas al sector productivo rural, actividades recreativas, deportivas, turísticas y el acceso público, conservando valores paisajísticos y ambientales”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*