Penetración cultural de la Fundación UPM (II)

El Intendente Terzaghi y maestros recibiendo el ómnibus de UPM.

La fundación de la multinacional finlandesa da nuevos pasos en su labor de penetración cultural en la sociedad uruguaya siguiendo el modelo de las antiguas “colonias industriales”.

Víctor L. Bacchetta (en Sudestada, 3/3/2019)

Al compás de la Revolución Industrial, en el Siglo XIX surgieron núcleos poblados acoplados a una instalación industrial denominados The Company Town (El pueblo de la compañía) o colonias industriales. Las empresas dotaban a estas poblaciones de vivienda, iglesia, escuelas, economato, parque y otros espacios comunes, para que los obreros y sus familias pudieran vivir al lado del lugar de trabajo.

El paternalismo industrial se ejerció en las colonias industriales como un remedio a la conflictividad laboral y las demandas obreras que se extendieron a fines del siglo XIX, según explica Wikipedia. Por su parte, los industriales de las colonias obtenían beneficios económicos, paz social, protagonismo industrial y poder, no solo en las colonias sino en los municipios y en las comarcas en las que estaban establecidos.

Los beneficios fiscales otorgados por ley a las colonias fueron una fuente permanente de conflictos con los municipios, que estaban obligados a asumir el costo de lo que dejaban de pagar las empresas. En Cataluña fueron reduciendo hasta eliminarlos los derechos fiscales de las colonias industriales y, en la década de 1960, con el aumento del nivel de vida y los nuevos estilos de vida entraron en decadencia.

Este relato de un fenómeno que se vivió en el pasado en países europeos y Estados Unidos se asemeja, sorprendentemente, con algunas situaciones del presente en Uruguay. La concesión a las plantas de celulosa de zonas francas, beneficios fiscales excepcionales, injerencia en el plano laboral, la enseñanza y otras actividades, está brindando a estas empresas una creciente gravitación en la sociedad.

La firma en noviembre de 2017 del contrato entre el gobierno uruguayo y UPM dio un extraordinario impulso a este proceso, que se manifiesta especialmente en las actividades de la Fundación UPM. Según exhibe en su presentación oficial, la entidad “promueve y fomenta la educación, capacitación y emprendedurismo en más de 150 comunidades rurales del interior del país, situadas en la zona de influencia de la empresa”.

Las acciones de la Fundación UPM comparten la filosofía de las colonias industriales del siglo pasado. Las ayudas de la empresa llevan siempre estampada su firma, de tal manera que la población sienta que tiene esos beneficios gracias a UPM. Una limosna frente al millón de dólares diarios que gana con la planta celulosa de Fray Bentos por las exenciones tributarias otorgadas por el estado uruguayo

Las autoridades locales y nacionales, de la enseñanza en particular, en lugar de preservar la independencia y neutralidad oficiales, aplauden las actividades de la empresa que sustituyen en forma gradual atribuciones del estado. A continuación, algunas manifestaciones recientes de este fenómeno en el país.

+ Ómnibus para traslado de maestros y escolares rurales

El pasado 27 de febrero, en la sala Ruggia de la Intendencia de Río Negro se realizó el lanzamiento oficial del proyecto “El Charabón”, nombre del ómnibus donado por UPM para el traslado de maestros y escolares en el medio rural. Presidieron el acto el Intendente Oscar Terzaghi, la coordinadora de Fundación UPM, María José Cuevas, y el Inspector Departamental del Consejo de Educación Primaria, Oscar Cheveste.

“Esta instancia para nosotros es muy importante, en la medida que hemos logrado concretar un largo anhelo de mucha gente”, expresó Terzaghi en la ocasión. El Intendente destacó la participación de la Fundación UPM, que aportó el 90% de los 77 mil dólares que costó el ómnibus. La Intendencia se hará cargo de aportar los choferes, el combustible y el mantenimiento del vehículo.

“El Charabón” con los colores de UPM.

Por su parte, el Inspector Oscar Cheveste expresó que Río Negro “es un departamento muy complicado para llegar a las diferentes escuelas”, narró las adversas vicisitudes de viajar haciendo “tiraje” para llegar a los centros escolares. Definió la prestación del servicio de transporte como “una conquista enorme” y agradeció el esfuerzo institucional de la Intendencia y la generosidad de la fundación.

La representante de la empresa relató que el gobierno departamental y la fundación trabajan en diferentes temas en forma conjunta. “Desde Fundación UPM buscamos contribuir con el desarrollo de las comunidades de influencia, que son vecinas a nuestras plantaciones de UPM Forestal Oriental”, agregó.

+ Posgrado de formación y actualización para docentes del interior

El 21 de febrero pasado, treinta y dos profesores de enseñanza media básica que cursan el Posgrado en Currículum y Evaluación de la Universidad Católica del Uruguay en Sarandí del Yí, departamento de Durazno, recibieron sus títulos intermedios en el auditorio de la planta de UPM en Fray Bentos.

El posgrado dictado por la Universidad Católica del Uruguay está avalado por el Ministerio de Educación y Cultura. Es de carácter gratuito, semipresencial y tiene una duración de 18 meses con una clase presencial cada mes en Sarandí del Yí con el resto de los contenidos brindados a través de una plataforma digital.

“La Fundación UPM busca mayor equidad en las oportunidades de formación técnica y personal de los docentes del interior del país”, expresa la entidad. Los cursos alcanzan a docentes de liceos y UTU de Sarandí del Yí, Blanquillo, La Paloma, Paso de los Toros, Carlos Reyles, San Jorge, Villa del Carmen y Sarandí Grande.

El año pasado se graduaron en Fray Bentos 27 docentes de Río Negro en la primera generación de esta capacitación impulsada por la Fundación UPM. Actualmente, además de los educadores de Sarandí del Yí, en Guichón hay otro grupo de 35 docentes de Paysandú que cursan los primeros meses del posgrado.

+ Becas para directivos de centros educativos del interior

La Fundación UPM concede becas a directores, subdirectores o coordinadores de centros educativos de Paysandú, Río Negro, Soriano, Durazno, Florida, Tacuarembó y Cerro Largo para realizar el curso de “Especialización en Liderazgo, Gestión e Innovación Educativa”, desarrollado por la Universidad de Montevideo.

Esta actividad es impulsada por la Fundación UPM dentro del plan de proyectos educativos que busca fortalecer la educación en comunidades rurales donde opera la empresa. La Universidad de Montevideo, está a cargo del proceso de selección de los candidatos que reciben el apoyo otorgado por la fundación.

 

1 Comentario

  1. UPM2 y la privatización de la enseñanza*

    Antonio Buday, La Diaria 25/3/2019.

    Para encontrar antecedentes a la irrupción de las pasteras finlandesas en Uruguay habría que remontarse a 1880, por lo menos. Y casualmente, o no, el lugar no es otro que Fray Bentos. La penetración imperialista en nuestro país, por vía de las empresas corporativas, a cuyo frente estaba la empresa Liebig’s, tuvo sus inicios en la segunda mitad del siglo XIX y se potenció en el período del destape económico alemán, después de la guerra franco-alemana. Esta empresa instaló un complejo industrial dedicado a la fabricación de extracto de carne a gran escala. En 1919 esas instalaciones pasaron a manos de los ingleses y, desde entonces, fueron conocidas como Frigorífico Anglo.

    En su comienzo, allá por 1850, se puede decir que el emprendimiento discurrió mansamente, siguiendo patrones que parecían corresponder con las ansias de desarrollo económico de la naciente burguesía nativa. Aunque fue recibido como un aporte efectivo para el progreso y recogió el apoyo de las elites de la burguesía en el poder de la época, apenas fue tomando cuerpo y transformándose en un polo activo de cambios y transformaciones, reveló rápidamente la índole imperialista de estas empresas exportadoras de capital, colocando el conjunto de la economía del país al servicio de sus intereses privados.

    La empresa alemana Liebig’s, el ejemplo que nos interesa, impulsó el primer núcleo poblado en fusión con un establecimiento industrial, en la línea de los llamados company town (pueblo de la compañía) o factory town; también se les llamaba colonias industriales, con las cuales buscaban congraciarse con los pobladores de los territorios en los que se establecían para poder desarrollar la producción sin las interrupciones derivadas de los conflictos con los obreros y los municipios.

    Así sucedió en Fray Bentos. A medida que la actividad fabril crecía, se fueron construyendo casas para la plana mayor de la gerencia y residencias comunitarias para los obreros, hasta configurar un barrio con todos los servicios. En plena época vareliana, se crea una escuela para varones, cuyos maestros son pagados por la Compañía Liebig’s. Se crea un grupo musical, hospital, almacén, cancha de tenis, y se destina un lugar para los encuentros sociales llamados “romerías”.

    Se llegó a conformar un equipo de fútbol de la Liebig’s, integrado por administrativos y obreros, que protagonizó el primer partido de fútbol internacional en Uruguay. El resultado, como todos deberíamos esperar, fue 1-0 a favor de los uruguayos contra los marineros de una balandra inglesa. Y ahora, en pleno siglo XXI, aquello que parecía haber quedado para ser observado en imágenes de color sepia retorna como una perturbación de la memoria. Y esta vez en Durazno, Tacuarembó y Paysandú, a instancias de la actividad de la empresa UPM.

    La Fundación UPM abrió una convocatoria dirigida a educadores de Tacuarembó, para la capacitación en psicología positiva aplicada a la educación del carácter. Las clases serán dictadas por la asociación civil Jóvenes Fuertes, cuyos docentes provienen de la Universidad de Montevideo, vinculada, como es del dominio público, al Opus Dei, institución de mala memoria en Uruguay y en el mundo.

    Según informa la propia UPM en su sitio en internet, el programa en psicología positiva comenzó en 2017 con 75 participantes en Fray Bentos y Paysandú. En 2018 continuó y llegó a Durazno con la participación de 30 educadores. Este año las clases comenzarán el 30 de marzo y finalizarán el 13 de junio de 2020.

    Las clases en Durazno comenzarán el sábado 21 de abril en el liceo Dr. Miguel C Rubino. La asociación civil Jóvenes Fuertes busca integrar el medio académico con la empresa privada, actuando en forma coordinada con las esferas gubernamentales, como una especie de fábrica de recursos humanos al servicio de los requerimientos del capital. La Fundación UPM apoya becas a directores, subdirectores o coordinadores de centros educativos de Cerro Largo, Paysandú, Durazno, Florida, Río Negro, Soriano y Tacuarembó, y para un posgrado en Especialización en Liderazgo, Gestión e Innovación Educativa, en el marco del plan de proyectos educativos que busca fortalecer la educación en las comunidades rurales donde opera la compañía. Casualmente, quien estará a cargo del proceso de selección de los candidatos que recibirán el apoyo que otorgará la Fundación UPM será la Universidad de Montevideo.

    También hay en marcha posgrados en Currículum y Evaluación en Guichón, a cargo de la Universidad Católica, también financiados por UPM.

    Por si esto fuera poco, hay una incursión de la Fundación en la UTU de Durazno, donde está en marcha un proyecto de robótica, de similares características al de secundaria, financiado por UPM. En este proyecto trabajan docentes de UTU y estudiantes. Estos docentes, con seguridad, deberán dedicar tiempo extra, pero sin pago extra. Y aquí la Fundación UPM se llevará más coronas para su palmarés, pues, como en los tiempos de las colonias industriales, será bien vista por las autoridades y la sociedad civil como factor de desarrollo, por su altruismo y entrega a la sociedad.

    Esto está sucediendo aquí y ahora. Con el agravante de que cuenta con el visto bueno de las autoridades nacionales y departamentales.

    No hay que esforzarse mucho para concluir que estamos ya no ante una mera penetración económica, sino en medio de un proceso que se extiende a otros ámbitos del tejido social, en los que la injerencia de una empresa privada multinacional afecta la soberanía del país, interviniendo directamente en la educación, violentando las atribuciones del Estado en la materia. ¿Cómo tomarán los gremios de la educación esta intromisión de UPM y el Opus Dei en las esferas de la cultura? ¿Cómo se van a posicionar respecto de este avance en la privatización de la enseñanza? ¿Acaso no debería ser abordado con la gravedad que corresponde, asumiendo la trascendencia y la urgencia que le concierne, pues si este proceso continúa, sin interrupciones, nos encontraremos pronto ante un hecho consumado?

    Por todo esto es necesario que los gremios de la educación intervengan, a fin de parar esta intromisión. Y también es preciso que la dirección del PIT-CNT rompa sus lazos con el gobierno y se coloque en una posición de lucha contra la privatización de la educación pública, consigna que ha sido emblema del movimiento obrero desde hace décadas.

    Antonio Buday integra el Grupo No UPM de Sarandí Grande, Florida.

    (*) Este texto recibió aportes de Martín Dellapiazza, Natalia Almada y Valeria Cordero.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*